“En el agua, todos somos iguales”. Bajo ese lema Los Tiburones del Atuel realizan una inmensa tarea de inclusión real que ya ha trascendido fronteras.

Tiburones del Atuel comenzó a gestarse allá por el 2003, cuando Ariel Pellegrina recibió un llamado donde le comunicaban que Gastón Naldini había sido invitado a participar de un evento de nado en Santa Fe. “Inmediatamente me contacté con Alba, la mamá de Gastón” recordó Ariel quien ya había tenido un primer contacto con la discapacidad mientras cursaba los primeros años de la carrera de Psicomotricidad, “En ese momento había tenido una experiencia muy mala con la temática e incluso llegué a decir que nunca trabajaría con discapacidad, pero por esas vueltas de la vida hoy me dedico a full a esto” dice Pellegrina.

Gracias a esta experiencia Ariel conoció el trabajo que realizaban los Tiburones del Paraná, en Santa Fe, y se sembró la semilla de la cual nacerían Los Tiburones del Atuel: “Esa semana aprendí un montón de Patricio Huerga (el fundador de los Tiburones del Paraná). Ese fue el puntapié inicial, cuando volví estaba muy acelerado con el tema y la gente que estaba conmigo también, en ese momento nos pusimos en contacto con profesores de San Rafael e iniciamos un proyecto para ir con un grupo de natación, aún sin nombre, a la pileta del Tenis Club en San Rafael, al principio trabajábamos exclusivamente con discapacidad y se sumaron chicos de todas partes, Real del Padre, Ciudad y Jaime Prats”.

El nombre Tiburones del Atuel surgió durante uno de los tantos entrenamientos que se realizaban en el Pique Club: “Un grupo de madres comenzó a deliberar acerca del nombre que tenía que tener el grupo, sabíamos que tenía que incluir al Atuel, que es nuestro río” recuerda Ariel: “El tema era encontrar algún pez relacionado, delfín no nos convencía, peces de nuestra zona no encontrábamos porque mojarrita no pegaba, carpa no pegaba, trucha no quedaba bien, y decidimos ponerle tiburones como homenaje a los Tiburones del Paraná”. El proyecto Tiburones del Atuel está enmarcado dentro de la Fundación Peumayén – Co, que significa “Lugar Soñado de Agua”, “Esperamos llegar algún día a nuestro lugar soñado, que en nuestro caso sería una pileta propia para poder entrenar y trabajar”.

Actualmente dentro del grupo de los Tiburones del Atuel hay alrededor de cuarenta personas, con discapacidad y convencionales que fueron sumándose con el tiempo: “La idea es ser lo más inclusivo posible, no solamente desde los chicos sino también desde la familia y de todas las personas que se quieran sumar, siempre teniendo un equilibrio con la discapacidad que es nuestro eje principal. La inclusión de convencionales en el grupo se dio de forma natural, ya que los padres de los chicos con los que trabajábamos se empezaron a sumar , siendo la primera Susana Penicó, mamá de Juan, después se empezó a sumar más gente incluida maestras especiales”.

“El agua nos iguala”, esta es una de las premisas con las que trabaja el grupo Tiburones del Atuel: “Todos venimos de un medio acuoso, desde la panza de la mamá. En nuestro caso cuando entramos al agua, los chicos con discapacidad se mueven de una forma increíble, incluso en lo que es alto rendimiento están comenzando a igualar los tiempos de convencionales, es increíble”.

La premisa de Tiburones del Atuel va más allá de la mera inclusión, sino que va más allá, es una tarea más profunda que busca que todos nos veamos como iguales, tanto dentro del agua como fuera, para eso continúan trabajando, para lograr una sociedad mejor.

Categorías: Noticias